lunes, 22 de marzo de 2010

alternativateatral.com

ARRINCONADOS.
Por Edith Scher.
Contener el conflicto hasta dejarlo salir lentamente, insinuándose a veces, y bruscamente en otros momentos, es la tarea de los actores que logran notables trabajos, tanto desde la composición de diferentes perfiles (cada uno está muy bien definido como personaje y es muy distinto a los otros dos), como desde el modo en que transitan sus conflictos, agigantados éstos para el espectador por la cercanía en la que se encuentra de la escena y por las dimensiones del espacio, que todo el tiempo le recordará que está viendo un vestuario en el que cabe poca gente, un vestuario metido en un club de barrio en el que hasta hace un ratito se jugaba papi fútbol. Una verosimilitud muy particular. Todo eso es así, precisamente porque casi no hay mediación: el espacio es eso. De verdad lo es. En la vida lo es y en el teatro también.
Para leer la nota completa hacer Click sobre el título.